Limpiar los oídos al bebé

Como limpiar los oídos de un bebé, trucos y consejos para hacerlo bien

A veces, son las cosas aparentemente más simples y las que ponen a la madre en más dificultades , especialmente si esta es su primera experiencia. Limpiar los oídos de un bebé es una parte importante que no se puede dejar de hacer.

Aunque es una sorpresa maravillosamente hermosa, un recién nacido trae consigo una gran cantidad de gestos y precauciones que deben tenerse en cuenta.

El recién nacido es tan lindo como extremadamente delicado , una delicadeza que en la mayoría de los casos lleva a los padres a asumir tal temor e indecisión como para considerar a su hijo como un objeto de cristal precioso y vulnerable.

Entre las preguntas que rondan los pensamientos de las madres de todo el mundo, está sin duda alguna la relativa a la de limpiar los oídos de un bebé.

Está el hecho de que un recién nacido rara vez se queda quieto , y parece quedarse aún menos quieto cuando lo requiere.

¿Con qué le limpio los oídos al bebé?

Están los bastoncitos, que particularmente desaconsejadas para adultos, las varillas para los oídos están aún más contraindicadas para un recién nacido cuyo canal auditivo es aún más delicado. Al detenerse en este último, los palos pueden causar lesiones incluso graves.

Sin mencionar que gracias a este remedio poco probable, solo empujaría más hacia adentro el posible tapón de cerumen.

En el caso en que existan problemas particulares relacionados con la formación de un molesto tapón de cerumen en los oídos , lo adecuado es contactar con su pediatra de confianza.

En el caso de que el pediatra compruebe la escasa extensión del tapón, es absolutamente necesario preferir los tapones para los oídos con agua tibia, que en poco tiempo saldrá del oído junto con la cera del oído.

Limpiezas profundas de oídos del bebé

Para evitar cualquier riesgo de formación de tapones de cerumen, sería conveniente proceder a una limpieza profunda no sólo uno o dos días a la semana, sino posiblemente todos los días. Tratando así constantemente pequeñas acumulaciones que si no se combaten crecen rápidamente con el paso del tiempo.

Para una limpieza más profunda, basta con disponer de una gasa estéril, que debe empaparse, con agua caliente. Una vez reblandecida y eliminada la suciedad, el segundo paso consiste en limpiar la parte superficial de la oreja, no menos importante que sus fracciones profundas.

En este caso, la gasa se puede sustituir fácilmente por una pequeña toalla húmeda, con la que dar golpecitos suaves en la zona a tratar.

¿Cuándo se debe limpiar los oídos de un bebé?

Se debe diariamente limpiar los oídos de un bebé en un momento tranquilo del día, cuando esté menos nervioso, quizás después del baño, en la mesa cambiador. Mientras le limpias los oídos podría ser útil hablar con tu bebé, distrayéndolo de lo que podría representar un momento desagradable para él.

Además de esto los pediatras suelen recomendar unas gotas especiales, que tiene como objetivo ablandar y disolver instantáneamente el cerumen en el oído del niño.

De esta forma, esta se desplazará hacia la parte externa de la oreja, facilitando así su completa y óptima eliminación.

Gotas y cómo hacerlo

Las gotas deben aplicarse en el oído en una dosis de dos o tres gotas, dada también la extrema concentración de la fórmula que las compone. Consulte siempre con su pediatra y lea el prospecto del producto que usa.

Despuñes un minuto, el tiempo necesario para la acción ideal, se debe limpiar el oído de tu bebé con delicadeza, con la toalla húmeda o con un paño perfectamente limpio.

En la hipótesis en que este no esté limpio, el riesgo de alguna infección está a la vuelta de la esquina, además un sistema inmunológico que aún no está perfectamente desarrollado.

Mientras se espera la acción de las gotas, aquí también puede ser buena idea jugar con el pequeño para distraerlo momentáneamente.

Otro problema que afecta al oído de un recién nacido es la dermatitis atópica , cuya aparición se manifiesta por cierto enrojecimiento. 

Lo único que recomiendan los pediatras es, en igual medida que en todas las demás partes del cuerpo, utilizar cremas que mantengan la piel hidratada .

La aplicación de la crema se puede implementar después de la limpieza, con una intensidad que no exceda de dos veces al día. También aquí la constancia sigue siendo importante para que mejore.

Si la piel del recién nacido es propensa a la dermatitis atópica, no aplicar la crema reseca la piel, dando lugar a picores y enrojecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.