como dormir a un bebé rutina

Como dormir a un bebé, pautas y trucos para hacer una rutina

Una de las preguntas más confusas para los nuevos padres es cómo dormir a un bebé y que siga una rutina. Sabemos que no siempre es fácil, pero hay una serie de sugerencias que puedes implementar.

Cada niño pequeño es un mundo, por lo que lo más importante es aprender a comprenderlo, saber qué le ocurre en cada momento y satisfacer todas sus necesidades de la mejor manera posible. Entre ellos, la hora de dormir.

Pautas sobre cómo dormir a un bebé recién nacido

Primero, es importante comprender el ciclo de sueño de su recién nacido. Hasta los seis meses, los pequeños duermen de 16 a 18 horas diarias. Por otro lado, los bebés duermen de 1 a 3 horas seguidas. De esta forma, a partir de los seis meses, comenzaron a tener un ritmo de sueño definido, llegando a dormir cinco horas por la noche.

En esta primera etapa, el pequeño no distingue entre el día y la noche. Esto se debe a que provienen del período de gestación cuando están cómodos y bien protegidos en el útero materno. Por eso, el proceso de adaptación al mundo puede llevar meses hasta que se dan cuenta de que existe y de las rutinas que requiere.

Lo primero que debes saber es que los bebés siempre deben dormir boca arriba. Las investigaciones han demostrado que la incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante ha disminuido significativamente desde que se introdujo la práctica.

Crea rutinas, ¡son muy importantes!

En general, las rutinas de los niños son muy importantes para que se sientan seguros, cómodos y tranquilos en su vida diaria. Los hábitos les ayudan a crear estilos de vida saludables y crecer en un determinado entorno educativo y agradable.

Lo mismo ocurre con las rutinas a la hora de construir el horario de dormir. Y, dado que los recién nacidos duermen más de medio día, es importante desarrollar hábitos de sueño lo antes posible para asegurarse de que siempre duerman bien.

Desde que nace hasta los tres meses, puede que estas rutinas no sean las que queremos. No obstante, a medida que pase el tiempo y sigas cumpliendo las rutinas se terminará adaptando.

Primeros pasos a seguir de como dormir a un bebé

Lo mejor es empezar creando una rutina de relajación que le ayude a relajarse y a conciliar el sueño, además, le enseñe poco a poco cuándo es el momento de conciliar el sueño. Por ejemplo, báñalo, dale un masaje y acarícialo, cántale una canción de cuna y acuéstalo.

Es importante realizar esta rutina en el dormitorio en la que vas a dormir. Esto conectará ese entorno con el momento del descanso.

¿Cómo hago para que mi bebé duerma en una cuna? Incluso si la cama está en la habitación de los padres, debe practicar la rutina elegida para permitir que se duerma solo con el tiempo. Para lograrlo, debes mantenerlo despierto pero somnolencia.

De esta forma, lo único que recordará antes de dormirse será su cuna y la asociará con el espacio seguro y cómodo en el que necesita dormir.

Este es un comportamiento ideal, pero puedes intentar llegar poco a poco. Por ejemplo, en la rutina anterior, acarícialo en tus brazos los primeros días, después del masaje.

Luego intenta trasladar las caricias y las canciones de cuna por completo a la cuna. Al final, ya medio masaje en la cuna, intentando adormecerlo de inmediato, o una caricia o una nana para adormecerlo.

Una cosa que debe tener en cuenta es no proporcionarle actividades que lo sobreestimulen una o dos horas antes de acostarse. Si es así, cuando llegue el momento de ponerlo a dormir por la noche, su nivel de excitación será alto, por lo que tardará más en conciliar el sueño.

Realizar las comidas despierto

Esto a veces puede ser un desafío porque los bebés se sienten llenos y letárgicos mientras amamantan. Pero es importante mantenerlo despierto para que pueda asociar la comida con la vigilia.

Para ello, háblale, acarícialo o estimúlalo suavemente con algo que llame su atención. Esto se vuelve aún más necesario cuando los niños pequeños tienen problemas de gases. También usar los biberones anticólicos puede ser de ayuda. Por ello, es conveniente sostenerlo en los brazos durante unos 10 o 15 minutos después de tomarlo para realizar ejercicios que ayuden a expulsar estos gases.

Por otro lado, no es buena idea despertarlos para comer, aunque suelen despertarse después de unas tres horas de sueño. A menos que así lo recomiende su pediatra, déjelo dormir el sueño que necesite y considere.

Lo ideal es alimentarlo de la forma más aburrida y breve posible. Cójalo, dele de comer y vuélvalo a dormir. Para ello, trata de no hablar demasiado con él ni irritarlo de ninguna manera. Así entenderá que no es la hora del juego, sino la noche en que debe dormir. Lo mismo es cierto si necesita cambiar su pañal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.