lactancia materna del bebe

Lactancia materna es lo más aconsejado para la salud de tu bebé

Es la estrategia que la naturaleza pone a disposición para favorecer la supervivencia de los pequeños mamíferos y que crea un vínculo único entre madre e hijo. Mediante el proceso de la lactancia materna se crea dicho vinculo

También es una gran inversión en salud para el niño, para la madre y para toda la comunidad.

La leche materna es el alimento perfecto: contiene en proporciones equilibradas todos los nutrientes, sustancias bioactivas y microorganismos beneficiosos que el bebé necesita desde el nacimiento y durante el crecimiento. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda la leche materna como alimento exclusivo durante los primeros 6 meses de vida y, en lo posible, el alimento de elección para acompañar la introducción de alimentos sólidos desde el destete hasta los 2 años de edad.

Ventajas de la leche materna

Las ventajas de la lactancia materna son innumerables: fortalece las defensas inmunitarias, favorece el desarrollo intestinal del recién nacido, fortalece la relación madre-hijo , protege a la mujer del cáncer de mama, cáncer de ovario y osteoporosis en la vejez. 

Esta es la mayor inversión en salud para el niño, la madre y toda la comunidad y es fundamental tratar de promoverla y salvaguardarla con políticas dedicadas y campañas de información para las futuras familias.

Durante la lactancia, la nutrición de la madre y varios otros factores juegan un papel muy importante. Después de dar a luz en condiciones fisiológicas, todas las madres tienen la capacidad de producir leche; sin embargo, existen algunas medidas que pueden favorecer este proceso natural. Veamos juntos cuáles son. 

Beneficios y ventajas de la lactancia materna 

La lactancia temprana y el contacto piel con piel poco después del parto dan como resultado un aumento de las hormonas prolactina y oxitocina. 

Este último estimula la contracción de los músculos presentes en la glándula mamaria y estimula la contracción del útero después del parto, reduciendo drásticamente la incidencia de hemorragias posparto. Además, la oxitocina determina una sensación de bienestar en la madre (también se le llama la «hormona de la felicidad»). 

Desde el punto de vista del recién nacido , el inicio temprano de la lactancia lo protege del riesgo de sufrir hipoglucemias , y la posibilidad de estar en contacto con la madre estabiliza su temperatura corporal y mejora su adaptación a la vida extrauterina. 

Nutrientes de la leche materna

Es bueno saber que la leche materna contiene nutrientes como proteínas, azúcares, oligosacáridos, vitaminas, grasas que cubren perfectamente las necesidades del bebé . 

Estudios recientes han demostrado que a través de la leche materna se transmiten bacterias que contribuyen al desarrollo de la flora bacteriana intestinal normal , decisiva para proteger al bebé de infecciones a corto plazo (esto se ha visto muy bien en bebés prematuros ingresados ​​en cuidados intensivos neonatales) . 

Además, la colonización precoz del intestino del lactante por una flora bacteriana beneficiosa sería capaz de prevenir la aparición de enfermedades alérgicas, asma bronquial, alergias alimentarias y enfermedades metabólicas como la obesidad, la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares. 

La lactancia materna en los primeros meses

Referente al Covid- 19 en lactancia materna

A través de la leche materna, además de las bacterias buenas, la madre transmite al bebé anticuerpos que le protegen de numerosas infecciones (respiratorias, gastrointestinales…) y, en los dos últimos años de la pandemia del Sars-CoV2.

Numerosos estudios han demostró el efecto protector de la ‘lactancia materna en los hijos de madres COVID-19 positivas, tanto que la vacunación anti-COVID19 es muy recomendable durante la lactancia por la posibilidad de transmitir al recién nacido los anticuerpos que neutralizan el virus (anticuerpos que también se transmiten a través de la placenta en caso de vacunación en los dos últimos trimestres del embarazo). 

Además de los anticuerpos, a través de la leche materna se transmiten numerosas proteínas con acción antimicrobiana: lactoferrina, lisozima, citocinas, lactoperoxidasa, etc. 

La lactancia materna también promueve un mejor desarrollo cognitivo del bebé que los bebés alimentados con fórmula. 

En cuanto a los beneficios a largo plazo para la madre , la lactancia materna reduce la incidencia de cáncer de mama y de ovario. Al estimular la actividad de genes que suprimen la proliferación de células cancerosas. En mujeres portadoras del gen BRCA1, responsable de las formas familiares de cáncer de mama , la incidencia de cáncer se reduce en un 32% por cada año de lactancia. 

La osteoporosis , en cambio, se observó una reducción de la densidad ósea durante la lactancia, que sin embargo, tras la suspensión del proceso, parece recuperarse. 

Durante la lactancia es recomendable que la madre tenga un aporte adecuado de calcio . Pensando en los aspectos puramente prácticos, la lactancia materna permite tener disponible el alimento perfecto ante cualquier eventualidad, a la temperatura adecuada y en las cantidades adecuadas , manejadas por el recién nacido.

Lactancia materna en los primeros días

El inicio de la lactancia materna en los primeros días es particularmente importante porque puede influir en su continuación: en cada punto del parto se debe favorecer el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento, que consiste en colocar al recién nacido sobre el cuerpo de la madre después de haberlo tenido. bien seco y cubierto con toallas calientes. 

Esta práctica tiene la ventaja de facilitar el inicio de la primera toma , reducir el riesgo de hipoglucemia y estabilizar la temperatura corporal y los latidos del corazón del bebé, además de proporcionar un estímulo positivo para la producción de leche.

Si las condiciones de salud de la madre o del bebé no permiten el contacto piel con piel en la sala de partos, será importante iniciar la lactancia lo antes posible, en cuanto las condiciones lo permitan. 

En la práctica de la lactancia materna, también es muy importante involucrar al padre : de hecho, un padre que es consciente de la importancia de esta práctica y que coopera con su madre en este sentido (incluso trivialmente ayudándola en la gestión de las actividades familiares). ) permite una lactancia eficaz y más duradera del bebé.

Calostro y leche batida

La leche producida por las glándulas de los senos desde la mitad del embarazo y en los primeros días después del parto se llama calostro. Tiene un color amarillo/naranja (dado por los pigmentos carotenoides contenidos naturalmente) y comienza a ser secretado por las glándulas mamarias durante el embarazo e inmediatamente después del parto. 

El calostro también contiene un alto contenido de sustancias útiles para las defensas inmunitarias del niño (anticuerpos, enzimas con función antimicrobiana, glóbulos blancos), numerosos factores de crecimiento que contribuyen a la maduración del intestino , agua, proteínas, lípidos y carbohidratos; en los bebés prematuros, también juega un papel clave en la prevención de la “enterocolitis necrotizante”, una grave enfermedad que puede afectar al intestino.

En los primeros días de vida , el bebé necesita pequeñas cantidades de calostro en cada toma para cubrir sus necesidades de nutrientes: los suplementos a base de agua, las soluciones de glucosa o las fórmulas lácteas no están indicados. 

A medida que pasan los días, el calostro cambia de color y cambia de composición y apariencia (hablamos en esta fase de leche de transición) hasta tomar el color blanco de la leche. 

El término «leche batida» se usa generalmente para indicar la producción completa de leche por parte de los senos, lo que conducirá a la transición del calostro a la leche madura en aproximadamente 10 días.

La leche materna es importante

¿Qué comer durante la lactancia?

El mejor consejo para las madres que preguntan qué dieta seguir durante la lactancia es elegir una dieta lo más variada y equilibrada posible.

Además, dado que esta actividad requiere un gasto considerable de calorías (hasta 700 kcal por día), la dieta ideal durante la lactancia debe aportar unas 500 kcal adicionales respecto a antes del embarazo; las otras 200 kcal serán aportadas por la metabolización de las reservas de grasa almacenadas durante el embarazo. 

Durante la gestación la mujer también tiene un aumento en la necesidad de vitaminas A, C, D, E y K, y la necesidad de ácido fólico, yodo, selenio y zinc se mantiene alta, mientras que la de hierro se reduce debido a la menor pérdida si hay ausencia de periodo de lactancia; sin embargo, las madres con anemia y/o bajas reservas de hierro deben ser cuidadosamente identificadas. 

Generalmente, si la dieta es variada y saludable, no hay necesidad de suplementos porque las vitaminas y oligoelementos que necesita la madre están contenidos en la dieta normal. Cabe recordar que una ingesta de calcio de unos 1.300 mg al día es fundamental en la madre que está amamantando.

Alimentos o bebidas a evitar

No hay alimentos que se deban evitar durante la lactancia . Para limitar están los grandes peces depredadores (lucio, caballa, pez espada, atún, etc.), que generalmente pueden acumular metales pesados. 

Es posible tomar café durante la lactancia , sin embargo es recomendable no exceder de dos o tres tazas al día, debido al paso de la cafeína en la leche (esto puede producir irritabilidad en el recién nacido).

El alcohol , que tiene una gran capacidad de pasar a la leche, debe evitarse en la medida de lo posible; si se toma poca cantidad, se recomienda esperar al menos dos horas antes de amamantar al bebé. 

Por otro lado, no existe ninguna contraindicación para tomar chocolate durante la lactancia; obviamente, como con todos los alimentos que contienen azúcares, las cantidades deben ser limitadas (incluso si no estás amamantando). 

Lactancia a demanda

Desde que nacen, los bebés necesitan la lactancia a demanda, es decir, tener la capacidad de prenderse al pecho cuando lo deseen . Los primeros signos de hambre consisten en el llamado «reflejo de búsqueda»: el recién nacido comienza a abrir los ojos, a girar la cabeza ya sacar la lengua en busca de la madre. El llanto es una señal tardía de hambre.

A partir de los primeros días, cuanto más se permita al bebé prenderse al pecho, más se estimulará la producción de leche

En este sentido, las tomas nocturnas también son fundamentales , para no disminuir los valores de “prolactina”, hormona que estimula la producción de leche materna después del parto y que tiene la función de regular el ciclo menstrual en la mujer.

La succión del bebé también promueve la producción de oxitocina, la hormona que estimula el «apretón» de la glándula mamaria y que estimula las contracciones uterinas en el momento del parto.

Lactancia y destete

La recomendación de la OMS sobre «lactancia materna y destete» es mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y, una vez iniciada la introducción de los alimentos complementarios (alrededor de los 6 meses, precisamente), continuar la lactancia con leche materna hasta madre y bebé así lo desean . 

Tras el inicio de la lactancia -entre la cuarta y la sexta semana tras el parto- puede ser muy útil almacenar la leche materna (se puede extraer con extracción manual o con un extractor de leche), para poder utilizarla más adelante.

Lactancia materna: las cantidades

« ¿Cómo puedo promover la lactancia materna si tengo poca leche ? «. Esta es una pregunta que puede ser muy estresante para las nuevas madres.

La lactancia materna es la estrategia que la naturaleza ha puesto a disposición de todas las especies de mamíferos para permitir que sus crías sobrevivan y crezcan (la leche que produce cada hembra mamífero tiene la composición óptima para hacer crecer a su propio cachorro). 

Pero a pesar de ello, se necesita información correcta para conocer los mecanismos que permiten una adecuada producción de leche y la interferencia con los mismos, y por ende apoyar y confiar en las madres.

Durante los primeros días de vida es normal observar una disminución del peso del recién nacido (la denominada “disminución fisiológica”, que oscila entre el 5 y el 10% del peso medido al nacer), que normalmente se recupera en 15- 20 días. 

A partir de la recuperación del declive , el recién nacido comenzará a crecer durante los dos o tres primeros meses. 

El aumento de peso es, sin embargo, solo uno de los elementos que permite entender que la cantidad de leche que toma el bebé es suficiente: cinco o seis pañales transparentes para orinar dentro de las 24 horas posteriores al quinto día de vida, y la emisión de las heces líquidas de color amarillo-dorado , son otras señales igualmente fiables de una adecuada ingesta de leche. 

Entonces, un bebé que se alimenta de ocho a doce en 24 horas , que está satisfecho después de las comidas, que moja al menos cinco o seis pañales con orina clara , que hace caca de color amarillo dorado y suave es un bebé que seguramente tomará todo el tiempo. leche que necesita.

Suplementos de lactancia

Hay varios suplementos anunciados que prometen a una mujer aumentar la producción de leche. Muy a menudo se trata de fitoterapéuticos definidos como «galactogogos», o sustancias de origen natural o sintético que prometen favorecer la secreción de leche materna. De hecho, no existe evidencia científica sólida que recomiende su uso

El galactógogo más poderoso es el bebé con su succión a demanda.

Crear un clima de confianza y apoyo en torno a la madre lactante, ayudarla en las tareas del hogar, prepararle la comida, permitirle descansar cuando lo necesite, favorecer la reanudación de la actividad física y el trabajo protegido, son elementos de probada eficacia en el prevalencia y duración de la lactancia materna.

¿Hasta cuándo amamantar?

La OMS recomienda iniciar la lactancia materna inmediatamente después del nacimiento con contacto piel con piel, y continuarla al menos hasta el sexto mes de vida de forma exclusiva (esta recomendación se mantiene incluso en caso de un nuevo embarazo durante la lactancia).

A partir de entonces, no existe un límite de tiempo real, al contrario: se ha comprobado que amamantar a un niño con leche materna  hasta los 2 años y más es un factor protector tanto para la madre, menos propensa a la aparición de tumores de mama y de ovario, y para el niño, que tenderá a enfermar menos de numerosas enfermedades crónicas en edades posteriores.

Dolor en los senos al amamantar

«Siento dolores en los senos durante la lactancia. ¿De qué dependen?».
Una ocurrencia muy molesta es la aparición de dolor en los senos durante la lactancia

La primera causa son las disuras del pezón, provocadas por un agarre no óptimo del bebé al pecho: el recién nacido, durante la succión, daña el pezón porque, debido a un agarre inadecuado, su boca no puede tomar suficiente pecho. 

En este caso, las madres deben ser apoyadas durante la lactancia por personal competente para corregir el ataque. 

Para favorecer la cicatrización de la fisura, puede ser útil exprimir un poco de leche y aplicarla sobre la lesión (la leche también contiene factores de crecimiento que favorecen la cicatrización); alternativamente, se pueden utilizar aceites a base de vitamina E o lanolina. 

Otras posibles causas

Otra causa de dolor en las mamas puede ser la congestión mamaria que se produce cuando hay un desequilibrio entre la producción y la extracción de la leche, y que, en ocasiones, puede provocar una sensación de incomodidad o dolor. 

En caso de picazón en los senos durante la lactancia , es necesario pensar en la candidiasis del pezón e identificar cualquier síntoma / signo asociado, como piel roja, translúcida, descamada o dolor profundo y persistente; verifique la apariencia del pezón y vea si hay una capa blanquecina en la boca del bebé. 

En caso de congestión los senos están calientes, duros y dolorosos; a menudo es la consecuencia de patrones demasiado rígidos de horarios de lactancia, por los cuales la leche se acumula y no se drena del seno. Para resolver la ingurgitación y evitar la «mastitis» (infección de la glándula mamaria) será importante aumentar la frecuencia de las tomas. 

Al mismo tiempo, es útil aplicar compresas húmedas y calientes antes de las tomas, alternando con compresas frías.entre tomas, para aliviar la inflamación del tejido mamario subyacente; Se puede apretar manualmente antes de enganchar al bebé al pecho, para aflojar la areola (la zona de piel morena que rodea el pezón; suele ser muy dura). 

Si la madre presenta dolor mamario durante la lactancia e incluso en reposo, acompañado de enrojecimiento mamario, fiebre, dolor de cabeza y muscular, es probable que padezca mastitis, lo que obliga a tomar antiinflamatorios y antibióticos. 

También en este caso, la mejor terapia es la succión frecuente por parte del recién nacido del seno afectado.

Posiciones para amamantar

La posición de lactancia tumbada (semi-reclinada) es la más natural y apreciada por las madres y los bebés de todas las edades. Para una mayor comodidad en esta posición puede ser útil utilizar unos cojines de apoyo -para no quedar completamente plano- o utilizar un sillón reclinable. 

Una variante, muy útil en caso de puntos de sutura o después de una cesárea, es la posición tumbada de lado : tanto la madre como el bebé estarán tumbados de lado, vientre con vientre.

La posición de lactancia “rugby”, en cambio, consiste en sostener al bebé a lo largo de su antebrazo, con la madre sentada. En este caso, los pies del niño deben estar mirando hacia el respaldo de la silla/sillón.

En cuanto a las posiciones de lactancia «para gemelos» , suele recomendarse la de «doble rugby».
Por último, muy interesante es la posibilidad de dar el pecho en el fular , ventajosa cuando estás fuera de casa: en este caso la madre tiene las manos libres y además puede dedicarse a alguna otra actividad mientras el bebé se alimenta.

Para la lactancia, las posiciones correctas, en cualquier caso, son aquellas que garantizan el mayor confort para la madre y el bebé.

Cómo enganchar bien al bebé al pecho

Como ya se mencionó, es fundamental encontrar una posición cómoda durante la lactancia tanto para la madre como para el bebé, que brinde apoyo para la espalda y la cabeza del bebé. 

Para que el bebé se agarre bien al pecho , es importante estimular una buena apertura de la boca. En este sentido, es útil apretar el pecho y sacar gotas de leche/calostro que, gracias a su olor, dirigen al bebé hacia el pezón. 

También es útil tocar suavemente la mejilla del niño con un dedo desde la comisura de los labios hasta el pómulo para estimular una mayor apertura de la boca. En caso de un ataque de llanto, es mejor dejar que el bebé se calme antes de sujetarlo al pecho. 

Para una correcta sujeción es fundamental que el pequeño sujete el pezón y la areola por dentro del paladar para que no se formen fisuras en la mama. 

Además, sobre todo en el caso de pechos muy voluminosos, es bueno encontrar una posición que permita dejar libres las fosas nasales del bebé durante la toma (que no debe quedar completamente aplastada por el pecho de la madre). 

Si, por cualquier motivo, es necesario dejar de amamantar, es recomendable acercar un dedo de la madre a la boca del bebé para que el desprendimiento del seno no sea repentino y traumático : en tales circunstancias, a menudo se crean fisuras en el seno. 

Contraindicaciones de la lactancia materna

Las contraindicaciones absolutas para la lactancia son muy raras. Los de origen materno son:

  • infección por VIH y HTLV 1 y 2;
  • enfermedades severamente debilitantes; 
  • psicosis (que no debe confundirse con depresión posparto);
  • tomar drogas prohibidas durante la lactancia (que son muy pocas).

También existen contraindicaciones que derivan de algunas enfermedades metabólicas muy raras del niño:

  • galactosemia;
  • fenilcetonuria y enfermedad de la orina con jarabe de arce (en estos casos, se pueden administrar pequeñas cantidades de leche materna).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.