Olor de bebé

¿Te gusta el olor a bebé? Hay una razón psicológica

El peculiar olor no tiene nada que ver con el perfume, ni cremas que le ponemos a su delicada piel, no, los bebés no huelen a colonia, gel o crema. Huelen a «bebé», y su olor está ahí.

Han habido muchos estudios que lo han confirmado a lo largo del tiempo. De hecho, allá por los años ochenta, varios estudios demostraron que el olor corporal del bebé era considerado uno de los olores más destacados y agradables.

¿Por qué se siente así?

Pero ¿por qué se sientes así? Lo explicó una profesora de la Universidad Complutense de Madrid, y Chicco lo hizo público en un comunicado:

El olor de un bebé es solo otra muestra del poder de la naturaleza.

Se considera una muestra biológica que permite una mayor interacción entre la madre y él: “El olfato es un factor importante para establecer el vínculo y el apego entre ambos y así garantizar el correcto cuidado del bebé”.

¿Cuales son sus beneficios?

De esta forma, cuando la madre huele el olor del bebé, activa el instinto de levantar al pequeño bebé, lo que facilita la conexión entre ambos. A

demás de los beneficios emocionales, también aporta diferentes beneficios físicos: “Es bueno para regular la temperatura, regular la respiración, reducir el llanto…”, aseguran los profesionales.

Además, según ella, en las madres facilita el inicio y mantenimiento de la lactancia materna e incluso tiene beneficios psicológicos, como mejorar los efectos de la depresión posparto.

¿Por qué es adictivo el olor a bebé?

Esto no explica al 100% por qué otras personas también lo encuentran adictivo. Según la ciencia, lo hace adictivo también para todos.

Una investigación publicada hace algunos años en la revista médica Frontiers encontró que el olor característico activa ciertas áreas del cerebro de todas las mujeres, especialmente de aquellas que son madres primerizas.

¿Qué hace esto? Este olor hace que el cerebro segregue endorfinas, que son medicinas naturales. El Dr. Bühler dijo: «Aumenta la actividad en áreas del cerebro asociadas con el refuerzo y el placer al activar nuestras endorfinas, comúnmente conocidas como «hormonas felices«

¿De dónde procede el olor a bebé?

Ese olor característico en un recién nacido no dura para siempre: según la investigación, solo dura unas seis semanas después del parto y, aunque sus orígenes no están muy claros, se cree que se debe a restos de líquido amniótico, así como la sustancia blanca (vérnix caseosa) de un bebé al nacer.

Además, dado que no desarrollan glándulas sudoríparas al nacer, no tienen un olor desagradable, que es otra razón por la cual este aroma nos encanta a todos. Así que disfruta de este peculiar aroma porque, como decíamos, se va rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.